Valores para ayudar a tu hijo a tener éxito social

Cada familia es distinta y no existen normas universales que definan cómo se ha de educar a un hijo.  Dicho esto, para que nuestros hijos se comporten como uno espera en casa ajena, cuando se quedan a dormir en casa de un amigo, cuando van a fiestas y salen de excursión con otras familias, etc. es útil que aprendan algunas conductas básicas que salvaguarden su seguridad.

  • La sinceridad propicia que los niños sean responsables de sus propios actos.  No importa la situación concreta: contar dónde se van a quedar a dormir, dónde han estado, qué actividades van a realizar y dónde, con qué amigos han pasado la tarde, etc.: ser sincero a la hora de dar información a los padres o a otros adultos ayuda a evitar que los niños acaben cometiendo errores que les pueden luego pasar factura.
  • El respecto abarca tanto el ámbito verbal como el ámbito físico. Los niños deben respetar a los adultos, a los otros niños, las propiedades, las pertenencias y las leyes de las distintas comunidades (colegio, ciudad, urbanización, etc.) en las que viven. El mostrar respeto en todos estos ámbitos hace que el niño esté a salvo de las consecuencias de lsa faltas de respeto, como peleas, problemas con la policía o problemas disciplinarios en el colegio.
  • El autocontrol, en el proceso de toma de decisiones, consiste en saber cuáles son las instrucciones o las reglas vigentes en la situación o en la ubicación donde te encuentras y en saber aplicarlas. El objetivo es ponerle freno a la toma de decisiones impulsivas.  Aquellos niños que utilizan el autocontrol son capaces de acatar las normas necesarias para mantener el orden, la seguridad y el respeto.  El no hacer uso del autocontrol puede poner al niño en peligro si se infringen las reglas, las leyes o se falta al respeto.

Estos tres conceptos básicos ayudarán a tu hijo a cumplir las normas que harán de él un niño agradable de tratar y  que será bienvenido en la mayoría de los entornos.  Además, estos tres conceptos hacen que el niño se sienta seguro de sí mismo, pues sabe que está equipado con las herramientas necesarias para moverse sin problemas como pez en el agua por la mayoría de las situaciones de la vida social. Los beneficios de enseñar a tus hijos estos valores les ayudan a:

  • Explorar su mundo con menos fricción.
  • Crear nuevas relaciones.
  • Mantener amistades.
  • Aprovechar al máximo las interacciones con sus maestros para mejorar el aprendizaje.
  • Sentirse bienvenido con otros adultos.

En conjunto, esto aumenta los sentimientos de conexión y pertenencia porque las relaciones que crean están enraizadas en valores que apoyan la apertura y la comprensión.

Los niños se sienten fuera de lugar y les da vergüenza cuando ven que no se han comportado según las normas establecidas y todo el mundo se fija en su conducta y la critica. Esto puede llevarlos a actuar aún más agresivamente como un medio para ocultar su incomodidad y controlar la intensidad de sus emociones. No saber cómo comportarse en situaciones sociales puede crear sentimientos de aislamiento. Cuando los niños se sienten solos, reduce su capacidad de comunicarse con un padre, amigo u otro adulto para obtener ayuda o asistencia. Además, los adultos tienden a alejarse o ignorar a los niños con comportamientos negativos, lo que puede aislar al pequeño aún más. Lamentablemente, puede surgir un ciclo en el que el niño se siente abandonado, ya que nadie quiere estar cerca de ellos, por lo que su comportamiento no será el adecuado porque no hay alguien que los ayude a regular lo que sienten. Con el tiempo, esto puede convertirse en un patrón de comportamiento que es difícil de romper.

El enseñar a nuestros hijos estos conceptos básicos les ayudará a moverse con facilidad por la gran diversidad de situaciones a las que probablemente tengan que enfrentarse. Además, estos valores son útiles para crear relaciones sólidas que ayudarán a desarrollar otros comportamientos positivos a través de las interacciones sociales.

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *