Cómo dar apoyo a adolescentes estresados por los estudios

El domingo por la noche, Julia está en la cocina preparando la cena para toda la familia. Mateo, su hijo de 16 años, entra en la cocina y se deja caer en una silla. Julia le mira y pregunta: “Va todo bien, hijo? Tienes cara de estar triste.” De pronto a Mateo se le llenan los ojos de lágrimas y hunde la cabeza. Julia le abraza y le pregunta por qué llora. Mateo mira a su madre y dice que está agobiadísimo con los estudios y que “se ralla” todos los domingos por la tarde pensando que al día siguiente tiene que volver al instituto. Julia se queda sorprendida con la respuesta de su hijo: Mateo siempre fue buen estudiante y parecía gustarle el instituto. Se pregunta qué parte de la historia se ha perdido.

Como muchas madres, Julia ha ido dando más autonomía a sus hijos a medida que progresaban en el colegio. Estaba siempre disponible por si tenían dudas o necesitaban ayuda para repasar antes de los exámenes, pero por lo demás fue dejando de controlar sus deberes para que los chicos se hicieran responsables de su propia educación. Para Julia, esto es algo natural, que forma parte del proceso de hacerse mayores. Por eso le sorprende tanto que su hijo adolescente, que además saca buenas notas, muestre esa ansiedad respecto a los estudios.

Lo cierto es que los adolescentes de hoy en día se sienten presionados para elegir su futuro académico y profesional y se ven obligados, a esa edad tan temprana, a tomar decisiones que les van a condicionar durante muchos años. Aunque los padres hagan lo posible por guiar a sus hijos, éstos no son lo suficientemente maduros, por lo que sus preferencias, deseos y objetivos cambian con bastante facilidad. Además, se pueden sentir obligados a elegir un itinerario académico o una carrera que piensen que va a hacer felices a sus padres, en lugar de hacerles felices a ellos. Incluso aquellos chicos y chicas que realmente eligen lo que más les gusta, también se pueden ver superados por los contenidos del curso, los trabajos para casa, el estrés de los exámenes y las dificultades para conciliar sus estudios con su tiempo de ocio.

Estudios recientes muestran que el estrés académico empeora los resultados finales y aumenta el riesgo de depresión. Los estudiantes agobiados con su trabajo académico tienden asimismo a socializar peor por falta de tiempo y, con ello, sus relaciones con chicos y chicas de su entorno son más pobres. Este fenómeno se agudiza si el estudiante ve a sus compañeros de clase como competidos en la lucha por conseguir las mejores notas. Algunos adolescentes pueden llegar a sentir que su nivel de éxito en los estudios define su valía, lo que provoca un profundo miedo al fracaso. Por último, algunos chicos y chicas sienten la obligación imperiosa de hacer un buen papel como estudiantes si quieren conseguir un buen trabajo en el futuro. El temor a quedarse atrás puede llegar a ser una importante fuente de estrés para los adolescentes.

No importa si tu hijo o hija es un estudiante sobresaliente, un alumno medio o si le cuesta un gran esfuerzo aprobar; en todos los casos, no lo olvidemos, pasan una gran parte de su tiempo en el entorno escolar. Además, cuando vuelven a casa todavía tienen responsabilidades académicas extra en forma de deberes o trabajos, lo que supone que el estrés les persigue durante todo el día. Esto es algo que los progenitores deben vigilar.

En cuanto a cómo dar apoyo a nuestros hijos adolescentes cuando están agobiados con los estudios, he aquí algunas ideas de cosas sencillas que podemos hacer:

  • Estar disponibles y dispuestos a conversar con nuestros hijos. Hay que preguntarles qué tal en el instituto y escuchar lo que tienen que decirnos. Sobre todo, hay que estar atentos a ciertas palabras y frases que indican que pueden estar sufriendo estrés, tales como “difícil”, “estoy preocupado”; “estoy perdido”, “soy el más tonto de la clase”, “no lo pillo”, “no me da tiempo a terminar” o expresiones parecidas.
  • Tanto los padres como los profesores pueden convertirse en una fuente de estrés de primer orden para los adolescentes si su nivel de exigencia es alto. Para evitarlo, debemos asegurarnos de que nuestros hijos tengan claro que deben hacer su trabajo lo mejor que puedan, no ser los mejores de la clase. De esta manera, les ayudaremos a priorizar su propio aprendizaje en vez de enfocarlo como una competición con otros alumnos.
  • Debemos animar a nuestros hijos a participar en actividades de ocio que les ayuden a descargar el estrés del instituto, ya sean actividades sociales con amigos, o individuales. Lo importante es que escojan una actividad que realmente les guste y les haga sentir bien consigo mismos cuando la practiquen.
  • Si veis que vuestro hijo o hija lo está pasando realmente mal, acudid al instituto e intentad averiguar algo más sobre qué le está ocurriendo. A veces los adolescentes parecen muy maduros, pero tienen problemas para gestionar el estrés y defenderse del mismo por sí solos. Como padres, sed proactivos y poneos al mando si creéis que algo no va bien.

Permitir a vuestros hijos ir tomando el control de sus vidas a medida que crecen es un paso importante hacia su autonomía como adultos. Sin embargo, es importante vigilar cómo les va en el proceso y estar dispuestos a intervenir para apoyarles, guiarles en caso de duda y ayudarles directamente si veis que les está costando mucho. Vuestra atención y cuidados les ayudarán a superar las dificultades y a sentirse más seguros de su capacidad para conseguir sus objetivos.

Fuentes:

Priti, A., Garg, R., & Singh Chavan, B. (2017). Stress and suicidal ideation among adolescents having academic difficult [Estrés e ideas suicidas en adolescentes con dificultades académicas]. Industrial Psychiatry Journal 26(1), 64-70.

Ye, L., Posada, A., & Liu, Y. (2019). A review on the relationship between Chinese adolescents’ stress and academic achievement [Una reseña sobre la relación entre el estrés y el rendimiento académico en estudiantes chinos]. New Directions for Child and Adolescent Development 163, 85-95.

Zhang, J. & Zhen, Y. (2017). How do academic stress and leisure activities influence college students’ emotional well-being? A daily diary investigation [Como afecta el estrés académico y las actividades de oco en el bienestar emocional de los estudiantes universitarios? Una investigación diaria]. Journal of Adolescence 60, 114-188.

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *