Alimentos sólidos para el bebé: nunca antes de los 6 meses

mayo 24, 2018 Aparición en medios

Las asociaciones de pediatras más importantes del mundo aconsejan introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé a partir de los 6 meses. Antes de esta fecha, la leche materna o el biberón son suficientes para garantizar el crecimiento y correcto desarrollo del bebé.

fotonoticia 20180524132941 640

Sin embargo, muchos padres deciden introducir alimentos sólidos antes porque piensan que el bebé quiere, porque creen que se queda con hambre o porque creen que así consiguen que el bebé duerma toda la noche.

El aparato digestivo del bebé no está preparado antes de los 6 meses

Cuando los bebés nacen, su estómago es estéril. No cuentan con las bacterias necesarias en su estómago para digerir comida o generar los gases que ayudan a empujar las heces a través del intestino. A medida que el bebé consume leche materna o biberón, el estómago empieza a contar lentamente con las bacterias necesarias para la digestión. Este proceso crea gases en la tripa de los bebés que en ocasiones genera incomodidad y en algunos casos cólicos, conocidos como cólicos del lactante.

La alimentación complementaria es un paso muy importante para los bebés, pero no debemos precipitarnos. Los pediatras aconsejan introducir alimentos sólidos en la dieta de los bebés a partir de los seis meses. Antes de esta edad, la leche materna o el biberón con leche de fórmula son suficientes para garantizar el crecimiento y correcto desarrollo del bebé. El aparato digestivo de los bebés recién nacidos no está preparado para ingerir sólidos.

Dormir de un tirón no está relacionado con la alimentación

A los 6 meses, los bebés cuentan con la destreza necesaria para comer alimentos sólidos. Se pueden sentar y mantener su cabeza erguida, controlan los movimientos de su boca y de su lengua para poder mover la comida desde la parte delantera de la boca hasta la trasera y poder así tragar. Además, ahora entienden perfectamente que sus manos son parte de su cuerpo y que las pueden utilizar para coger comida y llevársela a la boca.

No existe ningún estudio científico serio que haya demostrado que proporcionar alimentos sólidos a bebés de menos de 6 meses les ayude a dormir toda la noche. Conseguir dormir toda la noche de un tirón es algo que el bebé aprende.

Cuando practicamos con el bebé técnicas de relajación, le ayudamos a dormir más tiempo. Llenarles la tripa de comida no ayuda a dormir más. Lo único bueno es que, al contrario de lo que se creía antes, introducir alimentos sólidos antes de los 6 meses no está directamente relacionado con la obesidad infantil.

Lo adecuado es alimentar al bebé únicamente con leche materna o biberón hasta los 6 meses. En ese momento, el estómago del bebé estará preparado para digerir y expulsar alimentos más complejos y el bebé estará preparado, desde el punto de vista de su desarrollo y motricidad, para alimentarse de manera segura.

Desterrando falsos mitos

Existe una leyenda por la que se cree que los alimentos sólidos ayudan a los bebés menores de seis meses a dormir mejor. Pero lo cierto es que no hay ningún estudio científico serio que haya demostrado esto.
Mediante una correcta nutrición, y empezando desde muy pequeños, los padres podemos garantizar que nuestros hijos crezcan y se desarrollen de una manera saludable. Conocer las necesidades nutricionales del bebé, no confundir actitudes ligadas a su desarrollo con signos de que el bebé tiene hambre y asegurarnos de que el bebé tiene la suficiente destreza motriz antes de introducir alimentos sólidos hará que la experiencia sea mucho más gratificante tanto para los padres como para el bebé.

Deanna Marie Mason, experta en educación y salud familiar. Autora del blog Dr. Deanna Marie Mason. Paternidad proactiva. Apoyo profesional para la familia moderna. Acaba de lanzar su segundo libro: Cómo educar adolescentes con valores.


Fuente: Alimentos sólidos para el bebé: nunca antes de los 6 meses | HacerFamilia.com

 

 

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.